Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar
Libros de autor

NOTICIAS

Ediciones Contrabando 
Narrativa 29
Rústica fresado con solapas
21x14 cm; 122 págs.
ISBN: 978-84-122452-6-4
DL: V-678-2021
15 euros 

Portada El derrumbamiento
El derrumbamiento
Armonía Somers

En los cinco relatos que componen este volumen —escritos por una autora uruguaya del siglo XX tan audaz, moderna y radical como injustamente desconocida— podemos encontrar figuritas de la Virgen que se humanizan al calor de un encuentro sexual, linchamientos, violaciones, historias homoeróticas de fantasmas, amamantadoras profesionales, peluqueros que se vuelven locos y contagian la locura a sus hermanas solteronas o vagabundos que mueren de asco y terminan arrojando escupitajos hacia nuestro mundo asomados desde una de las ventanas del Paraíso. 

Y, además de estas singulares tramas que basculan entre el delirio, la crítica social, el esperpento y un humor negrísimo, el verdadero “derrumbamiento” es, sin duda, el efecto que provoca en quien la lee una prosa serpenteante y alambicada, única, una forma de escribir que no busca otra cosa que noquear al lector con su excelencia. Acompaña y arroja luz sobre estos relatos monstruosamente inigualables un prólogo de otro crack uruguayo, el olimareño Gustavo Espinosa. 

Leer fragmento

 

Armonía Somers (Pando, 1914 - Montevideo, 1994) fue hija de un sastre anarquista y de una muchacha católica, que, sin embargo, escribía artículos con referencias nietzscheanas en un periódico local. Durante mucho tiempo, compaginó la escritura con la docencia. 

Es autora de las novelas: La mujer desnuda (1950), De miedo en miedo (1965), Un retrato para Dickens (1969) y Sólo los elefantes encuentran mandrágora (1986). Sus cuentos se compilaron en La rebelión de la flor (1988) o El hacedor de girasoles (1994). 


Reseñas

 



 

Cerrar

"Sólo cuando un hombre se olvida, al lado de una mujer, de que existe la muerte, es cuando merece entrar en el huerto". 

(Pasaje de El derrumbamiento).