Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar
Libros de autor

NOTICIAS

ediciones contrabando
Textos y Contextos 4
18 x 14,5 cm; 224 págs.
Rústica fresado sin solapas
ISBN: 978-84-121778-2-4
DL: V-1733-20
PVP: 20 euros

Portada Cuaderno de campo
Cuaderno de campo
Francisco Ferrer Lerín

Este libro —bajo la apariencia de un cuaderno ornitológico en el que la rara avis a estudiar es, precisamente, Ferrer Lerín— surge de una exhaustiva selección de las mejores entrevistas publicadas en diversos medios desde su vuelta a la Literatura, allá por el año 2000, hasta la actualidad. Organizado en una serie de curiosos epígrafes que dividen su torrencial lucidez, esta suerte de Lerín contado por sí mismo desgrana y aporta su visión de los temas que le son propios: la muerte, el sexo, la infancia como paraíso perdido, los peligros del regionalismo, la naturaleza, los misterios femeninos, los sueños, el azar, la literatura... 

Leer fragmentos

 

Francisco Ferrer Lerín (Barcelona, 1942)
Filólogo, poeta, narrador, ornitólogo.
Traductor de Gustave Flaubert, Tristan Tzara, Paul Claudel, Jacques Monod y Eugenio Montale.
En 1984 define un nuevo “movimiento artístico” acuñando el término ARTE CASUAL y redactando un manifiesto.
Ganador del premio de la Crítica (2009) y premio extraordinario Cálamo (2014).
Reside en Jaca.


Reseñas

 



 

Cerrar

Mi abuelo materno, de origen aragonés (todavía sigue en pie el caserón familiar en Un castillo), tenía un sospechoso interés por la onomástica fúnebre, cosa que he heredado de él y de Camilo José Cela, y para ejercitarla recitábamos las esquelas de La Vanguardia. También me aficioné de niño a los cementerios y en más de una ocasión soborné, ayudado por un condiscípulo aragonés (ahora me doy cuenta de mis inapelables vínculos con esta región), a las monjas que velaban los cadáveres, para abrirlos y extraerles vísceras para las prácticas de anatomía.

  

Estoy circuncidado, Ferrer es un apellido de oficio, Lerín procede de una villa Navarra.

  

Fui trilingüe en mi infancia y adolescencia. Mi madre hablaba con soltura francés e italiano por haber vivido en esos países. Luego, al no practicar, fui perdiendo esas lenguas. En cualquier caso pienso que un escritor, y ese es mi oficio principal, debe elegir sólo una, la nativa, e incluso así, muchas veces, se tienen dificultades. Viajar, hoy, resulta casi tan incómodo como en la época de los viajeros románticos. Esa es una actividad, viajar, de características únicas: se paga por pasarlo mal.