Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar
Libros de autor

NOTICIAS

ediciones contrabando
Narrativa 23
14 x 21 cm; 194 págs.
Rústica fresado con solapas.
ISBN: 978-84- 121010-3-4
DL: V-2958-2019
PVP: 15 euros

Portada De narcos a luchadores
De narcos a luchadores
Daniel Salinas, Carlos René Padilla y Aldo Rosales

Presentamos por primera vez en España una panorámica del relato mexicano más actual. Una selección de doce relatos brillantes —y nada complacientes— de tres jóvenes, aunque multipremiados, autores que ubicarán al lector en el mero centro del cataclismo y la violencia endémica que atenaza a México hoy. Tres autores que responden con firmeza a una pregunta crucial: ¿cómo hacer literatura ante la devastación? 

De su mano, viajaremos a los desiertos de Sonora, a Tijuana, a los bajos fondos del DF o a la decadente Acapulco. Centrados en dos temáticas bien características del país hermano —el narcotráfico y la lucha libre— y organizados los autores en tres rounds de tres asaltos cada uno, las narraciones breves que componen este libro pueden dejarnos noqueados por el desapego, la socarronería y el corrosivo humor con el que los tres se enfrentan al horror. Pero, sin duda, nos ayudarán a comprender sus porqués y a formarnos una visión crítica de la realidad que narran.   

Leer Contraportada

 

Daniel Salinas Basave (Monterrey, 1974) es un lector que se ha ganado la vida como reportero. Todo lo demás ha llegado por añadidura. Es autor de los libros Mitos del Bicentenario (ICBC, 2010), Réquiem por Gutenberg (ICBC, 2012), La liturgia del Tigre Blanco (Océano, 2012) y Vientos de Santa Ana (Literatura Random House, 2016). Ha ganado entre otros reconocimientos el Certamen Internacional Sor Juana Inés de la Cruz, el premio Gilberto Owen y el Premio de ensayo José Revueltas.

 

Carlos René Padilla (1977). Narrador y periodista, vio por primera vez la luzde las patrullas en Agua Prieta, Sonora. Autor de Amorcito, Corazón, Un día de estos, Fabiola y No toda la sangre es roja. Ganador del concurso del libro Sonorense en los géneros novela crónica y ensayo en diferentes años. Yo soy el araña fue galardonada con el Premio Nacional de Novela Negra Una vuelta de tuerca 2016. Fundador de SoNoir, movimiento encargado de difundir la literatura policial y negra. Se encuentra en arresto domiciliario en Ciudad Obregón donde cocina para su esposa y su hija, escribe y en las noches se escapa a la Taberna de Moe, un bar donde aseguran que nunca ha pagado nada.

 

Aldo Rosales Velázquez (Ciudad de México, 1986). Ha publicado cuento, poesía, cronica, ensayo y artículos en medios como La Jornada, El Universal y Tierra Adentro. Premio Nacional de Crónica Joven Ricardo Garibay 2018. Mención honorífica en el Premio Nacionalde Periodismo Gonzo 2018 y en el Concurso Estatal de cuento Laura Méndez de Cuenca 2018. Es autor de ocho libros de cuentos y dos de crónica. Coordina el taller de creación literaria del FARO Indios Verdes, en CDMX.


 



 

Cerrar

Recuerdo que hoy debo comer con mis padres. Siempre me preguntan sobre el trabajo. Que si es cierto lo que dicen todos los periódicos. Yo tengo que sonreír para no preocuparlos, minimizar la situación. Algunos reporteros son muy escandalosos, amá, no es para tanto, ustedes ni se fijen. Pero por dentro sé que es para más, porque no toda la muerte es nota, ni toda la sangre es roja. La mayoría de los ciudadanos ignora que si escribiera realmente la violencia que hay en una ciudad, los lectores no podrían leer nada más. Porque las letras negras se convertirían en un manchón escarlata en papel. Malva líquida escurriendo sobre los zapatos y el piso hasta ahogarnos. Me termino lo que queda de tequila. Miro el envase. Pienso que es como si lo hubiera desangrado, ahora la botella es otro cadáver en mi habitación junto con los que rondan mis pensamientos. En madrugadas como esta siempre me convenzo de renunciar al día siguiente, de seguir el consejo de mi papá, pero mañana se convierte en hoy, elipsis eterna. A veces, la vida es una hija de la gran chingada.