Libros de autor

NOTICIAS

 


Libros de Autor
Poesía
21 x 13,5 cm; 90 págs.
Rústica fresado con solapas
ISBN: 978-84-947120-9-8
DL: V-2619-2017
PVP: 12 euros

Portada No hay clemencia para asesinos de promesas
No hay clemencia para asesinos de promesas
Eva Blanco Peris

 

“Tiene Eva Blanco una fuerza descarnada para contar las tragedias y los triunfos de un amor –tal vez el único- que se ha amasado a base de recuerdos, como todos los amores benditos. Son versos para volver a vivir, aunque sea en medio de la desolación. Versos para la dulzura que se hace con dolor, pero también con esperanza.”
Rodolfo Serrano
Escritor y periodista

“Escribir un poema es reparar la herida fundamental, la desgarradura. Porque todos estamos heridos. Todos. Es imposible vivir lo suficiente sin sentir ese desgarro. Sirvan estas poesías a modo de manual de instrucciones, de salvavidas. Una guía del usuario para llenarse de vida. Para tomar impulso. Un acto de generosidad y belleza.”
Pablo Peris
Guionista y escritor 

Leer poemas


Eva Blanco Peris nace en Valencia en 1982, aunque también se perdió y vivió en Málaga. Es Diplomada en Relaciones Laborales, Licenciada en Ciencias del trabajo y tiene un Máster en Gestión del Talento. Actualmente trabaja como Directora del departamento de Recursos Humanos en una empresa de ingeniería. No resulta extraño que con toda esta formación su mayor pasión sean las personas. Es amante de la música de autor.

Su primera poesía se la escribió a su madre con 8 años y se reencontró de nuevo con esta pasión a los 24, cuando le rompieron el corazón por primera vez. La poesía le sirvió de bálsamo y gracias a ella conoció a Rodolfo Serrano, quien le dio alas para seguir escribiendo. Ha publicado en blogs y el 21 de marzo de 2016 queda finalista en el primer concurso de micropoesía en Twitter: #Tupoesíaenuntuit, con Frida Ediciones en colaboración con Casa del Libro. Esto le supone la publicación en el libro #Tupoesíaenuntuit. A partir de ese momento su sueño de publicar un poemario coge fuerzas, y hoy, por fin, lo tenemos en nuestras manos.


 



 

Cerrar

CALLE SIN NOMBRE

Aquella calle que dio nombre a nuestra historia

permanece intacta a este corazón hecho pedazos,

a este ruido que ensordece mis pasos

hacia el pecado de tus manos pidiendo clemencia.

 

Es tarde y resuena esa melodía sin luz.

No soy culpable del silencio que habla de ti,

que los días se esfuman a ras de las promesas

y sólo creo en el mundo si renace en tu estación.

 

Vuelven los recuerdos a dormir en tu piel,

que somos de donde el olvido nos da tregua,

de donde asesinaron mi dulce inocencia.

Todavía no hay mañana si hoy no me sonríes.

 

VOLVERTE A VER

Volverte a ver es un castigo envuelto de recuerdos,

herencia de versos que narran otros tiempos

en los que el miedo no era enemigo ni ladrón

de este amor propio destrozado.

Volverte a ver es el comienzo de otro viaje

preso de lo necesario y lo perdido,

frágil emoción sostenida en un deseo:

el de encontrarte y que te quedes.

 

PERDÓNAME

Perdona si a pesar de todo

abrí una ventana de intenciones

y volvió el deseo,

las preguntas,

las respuestas,

tus ojos;

una puerta abierta al paraíso.

Perdona por sentir el fin del mundo

contenido en tus besos

callando mis miedos.

No te mentí cuando te dije

que heredé un desierto de vida,

y aunque dudé de tu existencia

nunca de tus acordes y tu paz.

Pero esta luz escondida

y ajena a la esperanza

no sólo se anestesia con tu voz.

Larga espera de esta cura que no llega.

Perdona si no pude evitar quererte así,

sin equilibrio y sin futuro,

vestida de pasado y en mi muro

donde el tiempo se ha roto.