Libros de autor

NOTICIAS

 


Libros de Autor
Poesía
21 x 14 cm; 200 págs.
Rústica cosido con solapas
ISBN: 978-84-944964-2-4
DL: V-592-2016
PVP: 12 euros

 

Portada Poesía al atardecer
Poesía al atardecer
Abelardo Luis Alba

En este poemario de madurez caminamos junto al poeta por los senderos de su memoria, surcamos los océanos de sus sueños o nos detenemos un momento a contemplar los prodigiosos mitos y leyendas de la antigua Grecia, que aún despiertan en el autor el fuego de una pasión inextinguible.

En el camino trazado, las huellas se van haciendo visibles y delimitan el sendero otoñal, que se recorre siempre al atardecer. En ese camino las pisadas resuenan con la impronta que nos acompaña en el viaje. Poeta y profesor, Abelardo Luis Alba muestra una sensibilidad permanente que se nutre del compromiso social, del amor al otro y de la tensión constante. Miguel Hernández, Borges, Neruda, Benedetti y Cavafis son evocados cual Ossian en su cántico y acompañan el gesto versado.

Leer poemas

 

Abelardo Luis Alba

Nació en Hellín (Albacete) en 1947. Cursó estudios de bachillerato en su ciudad natal. Se traslado a los 17 años a Valencia, donde estudió Magisterio y se licenció en Historia. Ha sido aprendiz de oficina, peón de carga y descarga, oficinista, almacenero, contable, sindicalista, pagador de nóminas y maestro. Ha trabajado en sus últimos años en la enseñanza. Siendo esta última su vocación, a la que se ha dedicado en cuerpo y alma.

"Poesía al atardecer" es su primer libro publicado.

 


 



 

Cerrar

EL VIEJO 

 

Poesía sin rima o rimada

el viejo quiere ser poeta

no sabe si decidirse

o dejarlo en la carpeta

 

Quiere que las palabras

broten por sí mismas

que se vayan aunando

para formar la poesía

 

La pluma se detiene

duda y vuelve a continuar

desearía escribir sobre el amor

sobre la vida sobre la mar

 

Su cabeza se cansa y se aturde

no sale ni una sola letra

no es fácil escribir poesía

y menos aún ser poeta

 

¡Ajá ya lo tengo!

Dice el viejo inspirado

Escribiré mis recuerdos

son tantos y tan variados

que alguna poesía saldrá

de mi pluma y de mi mano.

 

 

DE RODILLAS NUNCA

 

De rodillas nunca

La cabeza bien alta

aunque te mate el miedo

aunque te duela el alma

 

Los gritos del silencio

ninguna razón acalla

Solo viviendo de pie

se fortalece el alma

 

De rodillas nunca

La cabeza bien alta

aunque te mate el miedo

aunque te duela el alma

 

Ningún hombre bien nacido

por los suelos se arrastra

se arrastran las serpientes 

no los hombres con barba

 

De rodillas nunca

La cabeza bien alta

aunque te mate el miedo

aunque te duela el alma.

 

 

SEDUCCIÓN

 

Al cruzarse nuestras miradas

ella me sonrió

Yo no le di importancia

tampoco mi corazón

 

Era morena, bonita

de ojos como el carbón

 

Nuestras miradas

volvieron a cruzarse

y otra vez me sonrió

 

Recuerdo que pensé

una vez es casualidad 

dos es seducción.

 

 

ELLA NO ESTÁ CONMIGO

 

La noche está despierta

Tiembla la luna en el río

Cae a plomo el silencio

pero ella no está conmigo

 

Miro a lo lejos los astros

sí, a lo lejos

El cielo se cubre de estrellas

Pero ella no está conmigo

 

¡Oh! desgraciado

pequeña simiente de trigo

el viento en la noche gime

pero ella no está conmigo

 

Quisiera gritar a la luna

al viento, a la estrella errante

si la han visto amigo

todo es posible

pero ella no está conmigo

 

Para cuando vuelva

si ella vuelve conmigo

miraré de nuevo sus ojos

y le ofreceré mis labios heridos.

 

 

PANDORA Y LA ESPERANZA

 

La esperanza es una ventana

abierta a la vida

que nunca debemos cerrar

Cuenta la leyenda que Zeus

engañado por Prometeo

que había favorecido a los humanos

en contra de su voluntad 

facilitándoles el fuego

quiso castigarlo

creando una mujer irresistible

para su hermano el titán Epimeteo

escaso de inteligencia y sabiduría

La mujer se llamaba Pandora

y llegó con una caja bajo el brazo

Prometeo no pudo impedir

que su hermano la aceptara

Ahí vino la tragedia

al poco Pandora abrió la caja

saliendo de ella todos los males

que sufre la humanidad

Todos salieron: la enfermedad

la miseria, el hambre, la peste...

Todos salieron excepto la Esperanza

que se quedó en el fondo

para alivio de los mortales

Desde entonces decimos:

“No todo está perdido

siempre queda la esperanza”.