Libros de autor

NOTICIAS

 


Libros de Autor
15 x 21 cm.; 132 págs.
Rústica fresado con solapas
ISBN: 978-84-943944-0-9
Depósito Legal: V-1010-2015
PVP: 10 euros

Portada Lab2 - Once cámaras acorazadas
Lab2 - Once cámaras acorazadas
Ximo Azagra (ed.)

Tu mejor amigo veja sexualmente a las niñas de vuestra edad. Tu amante te atosiga para que la liberes de su dueño. A veces eso te dota de un peligroso gusto por el fuego. Corres el riesgo de que tu pareja te sea tan infiel como tú se lo eres a ella. Unos traficantes tirotean tu taxi de la droga, sin la cortesía de dejarte bajar antes. Tus fiestas se ven asaltadas por un grupo de ancianos que arrasa con el catering. Resucita tu cadáver para impedir el asesinato de tu viuda. Los vecinos del pueblo, llenos de extraños bultos en el cuello, amenazan con contagiarte. El éxito te está costando que desaparezcan partes del cuerpo. Te conviertes en el único habitante que queda sobre la faz de la tierra. Acuchillas al doble que te surge tras una ruptura amorosa. 

Once premisas sobre personajes perdidos, desbordados por sus conflictos, sin tampoco demasiados anhelos vitales que se puedan ver frustrados. Once personajes acorazados, en definitiva, frente a la felicidad y al dolor. ¿O es cada cuento el que acoraza a su personaje, motivado por una cierta compasión? Las once piezas que constituyen esta antología se convierten, pues, en sendas cámaras acorazadas, mediante el realismo, el humor o la especulación.

Leer Prólogo

Lab es un colectivo de escritores fundado en 2011, que celebra reuniones periódicas para criticar los relatos y otras prosas de sus integrantes. Estos residen mayoritariamente en la provincia de Valencia y se mueven entre los veinte y los sesenta años. Con sede informal en la Galería Imprevisual, Lab ha servido como punto de encuentro entre escritores y editores, que ha generado publicaciones y otras iniciativas culturales. Se caracteriza por rehuir posiciones dogmáticas, por poner a prueba el empaque de los escritores criticados y por un cierto frikismo en torno hasta qué punto las metáforas deben ser sutiles. Las polémicas sobre si los autores intelectuales que más venden son refugio de culturetas; si los más trascendentes, plastas a los que por fortuna nadie imita pese a alabarlos; o si la literatura popular y de género, la cuna del buen hacer, han llevado a más de un miembro a quedarse sin chupa-chups en el cumpleaños de otro.

Autores de esta antología: Rocío Celda, Jerónimo García Tomás, Ernest Peris, Manuel Turégano, C. Grande Carpio, Jorge Navarro, Javier Navarro, Verónica Díaz, Felipe Pino, Ximo Azagra y Jairo Gavidia.

 


 



 

Cerrar

Prólogo 

 

   Pensar en la cantidad de libros que conozco y nunca me dará tiempo a leer resulta descorazonador. Cuando caigo en la cuenta de que aún son muchos más los libros que no conozco y podría querer leer, la desazón se vuelve pánico. Porque entre los que no conozco no solo se cuentan obras publicadas, sino también las no publicadas, y cada vez tengo más certeza de que tanto unas como otras pueden dejar la misma huella. Para publicar hace falta determinación, suerte, profesionalidad… Para que un escrito deje huella, hace falta que conecte con los intereses del lector y que este le preste atención. Las obras de escritores que no publican regularmente están bien situadas para conseguir esto último. Estos escritores tienden a mantener la frescura de sus primeras obras con cada nuevo escrito, porque tienen pocas restricciones para renovarse; recuperan y modernizan tradiciones con las que nos hemos criado; y cubren un nicho de preocupaciones íntimas de los lectores que ni estos se figuran de antemano. La obra que estás leyendo es un intento de abrir camino a este tipo de literatura a la que, de otra manera, solo a través del contacto personal con los autores tendrías acceso. Entre estos se cuentan algunos cuyos relatos me han dejado tanta huella como la de clásicos renombrados.

   En junio de 2013, Lab publicó su primer libro, Imprevisualizaciones (Editorial Cocó), una compilación de relatos de todos los integrantes del colectivo. En julio de 2013, en una reunión de reflexión, se sugirió que mantuviéramos la proyección pública, y que futuros libros fueran sometidos a criterios de selección más exigentes. En abril de 2014, juzgamos disponer de suficiente material como para embarcarnos en una segunda aventura. Los relatos no debían haber sido publicados previamente en otro libro y no podía haber más de un relato por autor. De julio a septiembre, los propios miembros del Lab y otros lectores anónimos, a elección del editor, intervinieron en un proceso de revisión para escoger los relatos de mayor impacto. El resultado es el ejemplar que tienes entre las manos.

   El libro es un canto a la libertad estilística, temática y de género. Sin embargo, para mi sorpresa, los relatos cuentan con algo en común: su visión existencial. Los protagonistas no tienen grandes aspiraciones vitales, y llevan con relativo estoicismo su enfrentamiento a conflictos que probablemente se han buscado, pero cuya resolución dudan que pueda dejarles en una posición mucho mejor de la que parten. ¿Producto de los tiempos que vivimos? Quién sabe. En todo caso, no deliberado por parte del grupo. Dentro de ese marco de desencanto, hay tres tipos de miradas que estructuran el volumen: más realistas, con más mala uva y más especulativas. Las realistas harán que te enfrentes con rincones un tanto míseros de la amistad, el amor y el sexo; las cargadas de mala uva, prolijas en variedad de género (cómico, policiaco, detectivesco, de horror…), te procurarán una risa ácida sobre las convenciones sociales y los negocios sucios; y las especulativas, en terrenos aledaños a la fantasía y la ciencia-ficción, te llevarán a reflexionar sobre el sentido de pertenencia o la identidad del individuo.

   Bien, no muramos todavía: si estamos ojeando este libro, es que algo se está moviendo para descubrirnos un atajo hacia las obras que pensamos nunca leeríamos.

Ximo Azagra