Libros de autor

NOTICIAS

 


ediciones contrabando
colección Marte nº 5
21 x 13 cm; 70 páginas
Rústica fresado con solapas
ISBN: 978-84-947120-6-7
DL: V-2189-2017
PVP: 12 euros

Portada Tessella
Tessella
Pepe Cervera

«Los poemas hablan del deseo del sexo, de putas y chicas abiertas y de la errancia urbana, de un dejarse ir por noches y garitos buscando a la vida el sentido o la razón que aún no sabes si tiene.

“Recorrer los garitos de humo olvidados por la vida” o  “Con la primera copa de champán barato me decidí: —Me he enamorado de ti.” Ese oscuro fulgor de clandestinidad, orgasmo, búsquedas del todo, arrebatos y permanente lejanía, no era ciertamente una vida nueva, pero la poesía no solía tratarla.  Algunos pensaban aún que eso que inicialmente se llamó “realismo sucio” era poco “poético”.  En realidad es al contrario, y una de las virtudes de Pepe Cervera fue verlo, probarlo, y escribirlo, dulciamargo. Lo marginal es en extremo atractivo, pese al fango…»

Luis Antonio de Villena

Leer Prólogo de Luis Antonio de Villena

 

Pepe Cervera (Alfafar, Valencia, 1965). Ha publicado las colecciones de cuentos Alguien debería escribir un libro sobre Alejandro Sawa (2016), 29 cadáveres (2013), Premonición (2010), Conozco un atajo que te llevará al infierno (2009) y El tacto de un billete falso (2007).

 

 

 

 


 



 

Cerrar

EL JOVEN PEPE CERVERA

(Un prólogo)

LUIS ANTONIO DE VILLENA

Creo que nos conocimos en Valencia —no tengo la fecha exacta— hacia 1988. Pepe Cervera era un joven de unos 23 años, lleno de pasiones y de timideces. Empezaba, y la pasión es una buena compañera casi siempre. Leí algunos poemas suyos y compartimos algunas birras, pero este libro pequeño y novedoso —“Tessella”— creo que me lo envió a Madrid y lo leí y me gustó, porque en su natural sencillez era algo novedoso, claro, lleno de apetito de vida y de crítica a una vida ya mal hecha…

“Tessella” salió en 1991, pero según creo está escrito casi dos años antes, es decir que cuando los trazó, el autor de estos vitales poemas en prosa, tenía entre 24 y 25 años. Los poemas hablan del deseo del sexo, de putas y chicas abiertas y de la errancia urbana, de un dejarse ir por noches y garitos buscando a la vida el sentido o la razón que aún no sabes si tiene.

“Recorrer los garitos de humo olvidados por la vida” o “Con la primera copa de champán barato me decidí: —Me he enamorado de ti.” Ese oscuro fulgor de clandestinidad, orgasmo, búsquedas del todo, arrebatos y permanente lejanía, no era ciertamente una vida nueva, pero la poesía no solía tratarla. Algunos pensaban aún que eso que inicialmente se llamó “realismo sucio” era poco “poético”. En realidad es al contrario, y una de las virtudes de Pepe Cervera fue verlo, probarlo, y escribirlo, dulciamargo. Lo marginal es en extremo atractivo, pese al fango…

“Tessella” (tesela, ya español) es la pieza de un mosaico. Y estos poemas son piezas bellas, sórdidas, azules estrobo, de un mosaico de vida derrumbada, buscada, anhelada, querida, detestada, y vagabundez y sexo. Pepe Cervera tuvo el mérito de estar, lúcido, en el comienzo de una madeja. Y yo lo leí y lo conocí por entonces. Un abrazo, cuate…

Madrid, Marzo-2017.