Libros de autor

NOTICIAS

 


Libros de Autor
Poesía
17 x 12 cm: 50 págs.
Rústica fresado con solapas
ISBN: 978-84-946102-4-0
DL: V-521-2017
PVP: 8 euros

Portada  Marzo súbito (poemas del 11-M)
Marzo súbito (poemas del 11-M)
Juan Carlos Torres Ochoa

Marzo súbito (poemas del 11-M) es un crónica poética sobre los atentados del 11 de Marzo de 2004 en Madrid. En el trece aniversario de los atentados, y en un contexto cultural donde la producción artística sobre este tema es aún muy escasa, es el primer libro de poesía publicado hasta la fecha que se centra por entero en los acontecimientos del 11-M. Una crónica que narra lo acaecido desde el mismo día de los sucesos, pasando por los primeros aniversarios, hasta llegar a una ficción futura situada en 2034 donde sigue resonando el eco de ciertas preguntas. Con ingredientes elegíacos pero también documentales, el libro propone una reflexión histórica y política de los hechos. La escritura poética acepta un reto difícil y arriesgado: abordar la memoria de un episodio del que todos conservamos nuestro propio imaginario, y que sigue siendo una herida colectiva en espera de respuestas.

Pero Marzo súbito no es sólo un libro de poemas, sino también un proyecto artístico que une poesía, música y memoria. Dado que Juan Carlos Torres es también compositor, el libro se está presentando por librerías de todo el país con un formato musical y poético, convertido en una obra para recitador, instrumento y narrador que se interpreta siguiendo la partitura compuesta por el propio autor. Por otra parte, la presentación del libro está concebida como un acto de homenaje a las víctimas —homenaje entendido como reflexión activa y memoria crítica—, que nos permita compartir de manera colectiva y franca nuestras propias ideas y vivencias sobre los hechos, y hacerlo al margen de las polémicas mediáticas que marcaron los atentados.

Leer Nota del Autor

 

Juan Carlos Torres Ochoa (Sabiote, Jaén, 1967) desarrolla un trabajo interdisciplinar entre la música, el teatro y la poesía. Titulado superior de guitarra, estudió composición en la Universidad de Alcalá de Henares y es profesor titular de Armonía y Fundamentos de Composición, actualmente en el Conservatorio Profesional de Música “Federico Moreno Torroba” de Madrid. Como compositor ha estrenado sus obras en salas como el Círculo de Bellas Artes, Centro de Arte Reina Sofía o Auditorio Nacional de Música, siendo parte de ellas grabadas y emitidas por Radio Nacional de España o publicadas. En relación al teatro ha escrito la música para diversos espectáculos estrenados en el Festival de Otoño de Madrid; y estrenó la ópera de cámara Un millón de muertecitas sobre textos de “Poeta en Nueva York” de Lorca (1999). El trabajo con la poesía, que ha sido protagonista estos últimos años, ha dado como fruto la publicación hasta la fecha de tres libros: Sin párpados, Marzo súbito (poemas del 11-M) y Vía Subterránea.

https://jctorresochoa.com/


Reseñas

 



 

Cerrar

NOTA DEL AUTOR

Han tenido que pasar algunos años para que pudiera finalizar y publicar estos poemas. Era necesaria una distancia, personal y colectiva. Aunque el paso del tiempo, por otra parte, acentúa la urgencia de la memoria y amplifica el eco de las preguntas.

¿En qué momento, en qué lugar de la memoria nos encontramos? Como en todo duelo, cada fragmento de tiempo nos pide algo distinto, nos provoca una necesidad singular. Parece que pasó ya el tiempo del llanto, del silencio y su retiro, y estamos en el tiempo de comprender, de regresar sobre nuestros pasos para volver a preguntar, conocer, sentir, saber.

Si alguien pensó que una tragedia de semejante magnitud quedó sellada por un juicio, es que no ha tomado suficiente perspectiva de la naturaleza de nuestra historia, ni de la densa serranía de nuestras emociones y sus macizos del recuerdo, ni, desde luego, del intervalo convulso del mundo en que seguimos viviendo.

Quizá el tiempo del silencio haya cumplido. Y como en nuestros duelos personales, si el silencio se prolonga demasiado, pueda derivar en máscara de la frustración, en mordaza de la memoria; aunque no en olvido, porque nadie olvida a los suyos.

Algunos de estos poemas comenzaron a escribirse el día de los atentados y se publicaron en las semanas siguientes con su primera e insegura redacción en el periódico De Verdad, bajo el título “Sí hay palabras para Marzo”. Entonces, en medio de la conmoción que parecía tapiar las fuentes del lenguaje, había que buscar y encontrar a toda costa las palabras, porque callar era insoportable.

Trece años después, quizá sea tiempo de recobrarlas, de vestirlas, de alimentarlas para volver a decirlas, a oírlas, de traerlas renovadas a este ahora.

Cada uno tenemos nuestro propio imaginario de aquellos días. Difícilmente estos once poemas habrán sabido dar con el tono preciso de tantas sensibilidades. Por eso han pedido ayuda a los poetas, a poetas que nos han ayudado a comprender los trances de nuestra historia y que nos ayudan hoy a tocar este trance, porque hicieron del dolor de muchos su propio ser.

Madrid, Enero de 2017

POEMAS

11 de Marzo de 2004

           I       

           Vagones apuñalados 

           disecaron los relojes.

           

           Un silencio helado ascendió

           de las vías derretidas.

           

           Y apaleó cabezas

           y suspendió latidos 

           en cada metro cuadrado de la península y sus islas.

           

           Madrid legendario, otra vez

           bombardeado.

           Tu aire se ahogó 

           en los ecos de Gernika.

           

           La mañana mutilada 

           enterró los calendarios.

           

           Y se abrazó amorosa 

           a las gentes del Henares.

II

Desde el Mayo fusilado, 

la herida dormía.

En Goyas y calles,

en crónicas y músicas, 

en baúles heredados.

Con su color y olor puros:

intacta.

 

Pero esta lanzada en el costado

ha despertado su alarido.

 

No haya cuidado, no hay aquí ruido 

de lamentaciones.

Madrid llora puntas de flecha,

Madrid agita sus cielos, agita sus sierras,

otra vez, 

el canto agudo de su historia.

Madrid vierte astas 

que clavan preguntas 

en plazas y parlamentos. 

 

Ciudad insurrecta,

cetáceo antiguo que emerges colérico,

toma aliento.

Iberia entera te acuna.

 

Brama incansable 

 

tu dolor sideral.